25.8.10

Poema de Isabel Krisch



el orden exige romper estrictamente
hacer añicos los viejos papeles que cubren la pared
las uñas colaboran
hacer añicos la pared
remover revoques
horadar detrás de los huecos vacíos
allí donde anidan los fantasmas
donde las ánimas que andan perdidas
se acurrucan
remozar la barrocuidad de los estilos
la cuadradez de los bloques y edificios
limpiar
limpiar
limpiar
limpiar el gris
la armadura
que obscena la historia de esta casa
que ensucia su gesta su epopeya
que ofende a los que la sobreviven
limpiar
iluminar la impudicia
de los exasperantes
sórdidos
de los sinvergüenzas
de los impúdicos
de aquellos que al irse dejaron sus fantasmas
de los otros
que empujaron a los primeros
de los que se equivocan
de los que siempre se encargan
de mal empapelar
de mal edificar
de los que siempre se equivocan
de los
que siempre
de los que

el orden demanda estrictamente
la demolición total el despeje del área
el básico saneamiento
para empezar de nuevo

© Isabel Krisch

8 Comments:

Blogger Karina "Zenun" Sacerdote said...

Así es, Isabel. Hermoso poema.
Besos
Karina

25.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Más allá de toda podredumbre, la semilla de lo nuevo se nutre de todo lo que muere. La casa, que es otro modo de decir nosotros, Isabel. Es bello leerte y ver la misma oasión encendida, la misma intensidad. Un abrazo
Graciela

25.8.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

porque para poder construir, primero hay que eliminar los escombros y la basura...
Muy bueno!

26.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Hermosa la idea de deconstruir para volver a construir.
Felicitaciones, Isabel y un beso grande
María Rosa León

26.8.10  
Blogger Mariasilvia said...

Me fascina esa capacidad tan femenina de convertir en metáfora vital esas necesarias tareas cotidianas! Hermoso!

27.8.10  
Blogger Martín Jiménez Guerra said...

"Maduró pronto y se pudrió bien temprano"...

Buen poema Isabel.
Un beso.

27.8.10  
Blogger Cecilia Ortiz said...

Coincido con María Rosa, la deconstrucción, un hallazgo y logro.

Gran abrazo

Cecilia

27.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Sacar la maleza, la podredumbre, ir al fondo y retornar con una lumbre nueva y reconstruir sin escombros.
Limpiar, limpiar,insistentemente, repetición que lleva al poema al borde del abismo, para resurgir luego.
Excelente. Gracias por compartirlo. Liliana Lapadula

3.9.10  

Publicar un comentario

<< Home