18.8.10

Poema de Susana Giraudo


Imóvil sobre las rocas
un albatros solitario.
En el puerto fragoroso
un marinero
achica el foque
con sus manos sogueras.
Cuando el sudor lo detiene
se miran con el ave
.................... a los ojos.

© Susana Giraudo
Pintura: Susana Giraudo

14 Comments:

Blogger catalinaladivina said...

Esas miradas ¿qué cosas habrán dicho?
Me gustó mucho tu poema y también la pintura.¡Felicitaciones!

18.8.10  
Anonymous galáctica said...

Susana: esta pintura en su doble faz poética y visual es un diálogo entre la inmensidad y el que entra en ella, la voz de dos conocidos que se reconocen en su libertad. Excelente Irene Marks

19.8.10  
Blogger RICARDO JUAN BENITEZ said...

La poesía en si es una pintura.

19.8.10  
Blogger Avesdelcielo said...

El ave inmensa que acompaña a los barcos une su mirada con el hombre de mar.
Precioso poema-fotografía, donde se respira un aire de libertad.
MARITA RAGOZZA

19.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Mientras lo leía, estaba con el hombre levantando la soga y mirando al pájaro.
Bello.

Un abrazo,

Alicia Márquez

20.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Un poema descriptivo, que capta un instante de comunicación entre dos seres solitarios que comparten el mismo paisaje.
Cariños
Juany Rojas

20.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Sutil y bello poema, las miradas eso que dicee tanto sin palabras
un abrazo

maria elena tolosa

20.8.10  
Anonymous Anónimo said...

El encuentro de la mirada... está hablándonos del encuentro con el otro, aunque en tu poema sea un albatros. En la síntesis, la esencia. Un abrazo, amiga poeta. Cecilia Glanzmann

20.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Susana: un poema que delata la empatía, una soledad compartida...espejos. Bellísimo poema y tu pintura fantástica!!!
Sinceramente.
Un enorme cariño.
Mirna Celis.

20.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Los igualaste en su envergadura. Muy bueno. Alda

21.8.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

Muy bueno el poema y la pintura!

21.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Baudelaire, en un poema, dice que el poeta es como el albatros. En tu poema, Susana, el hombre de mar se vuelve poeta al mirar a los ojos al albatros. Una sola mirada y se abre el infinito. Gracias.

Jorge Luis Estrella

21.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Como una tonta, esta mañana de domingo, lagrimeo sobre el teclado, emocionada profundamente por haber despertado en sus corazones lo que tanto deseo: decir y pintar lo que otro puede sentir sin necesidad de su propia palabra.
¡gracias a todos por esta emoción!
Susana Giraduo

22.8.10  
Blogger Fabiana said...

Qué belleza, Susi!! Esa mirada, la de todos los que amamos la poesía y esperamos confiados en la palabra... Abrazos y gracias infinitas!! Fabiana León

24.8.10  

Publicar un comentario

<< Home