25.8.10

Prosa de Sebastián Olaso



.................................................Cabeceo.
Es mi estrategia más temible, y sin embargo, la estrategia más artesanal de mi catálogo. He conocido a mujeres con olor a pimienta en los talones. He conocido miedos que usurparon mi cuerpo de león. En tu cuello conocí la caída de un imperio. Siento miedo por las plantas de tus pies y cabeceo, a tus plantas rendido. Onírico. Irónico. Itinerante de anagramas. En tus uñas palpita el recorrido de este miedo: Parte de mi beso en la pimienta de tu paso y trasciende la barrera de tu nuca; se dispersa por los arcos de la luz y así amanece la ciudad, con mi miedo pisoteando polvaredas. Lloro después por el óxido erre hache que abandona los surcos de mi cráneo; y me abandonan también los sueños que medían mi trayecto, y me abandonan también las cámaras del sol. Ya no serán oníricos tus pechos en mi fiebre, ya no, mujer, ya no. No puede ser esta sutura una escena de amor para tus labios. Esta sutura nace de mi beso que absorbe la pimienta de tu piel y me exhibe gitano de tu hora; me exhibe cabeceando, sangrante, prosaico y a tus plantas rendido, mujer, como un cadáver grotesco.

© Sebastián Olaso

14 Comments:

Blogger Elisabet Cincotta said...

El amor , a veces nos vuelve indefensos.
besos
Elisabet

25.8.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

El amor a veces nos vuelve indefensos y tememos
besos
Elisabet

25.8.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

Excelente poema! Un placer leerte!

26.8.10  
Blogger Mariasilvia said...

"No puede ser esta sutura una escena de amor para tus labios..."
Y sin embargo, amigo, suele serlo.
Es bueno poder compartir el dolor trastocado en belleza.

27.8.10  
Anonymous Anónimo said...

El amor es eso.

Un abrazo,

Alicia Márquez

27.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Cuánta pasión en esos versos! Muy bellos...
Celina

27.8.10  
Blogger claudia tejeda said...

Te leo Seba, con los pies colgando del precipicio de tu palabra. Soy una trapecista en tu vértigo.
Caigo embelesada.

27.8.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Una prosa que deslumbra. Te felicito Sebastian.

27.8.10  
Blogger Leonor Mauvecin said...

Ardoroso ritual de la palabra , el amor y el dolor conjugados en la experiencia que palpita en la palabra . Me gustó Leonor

28.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Como siempre leerte es participar de una fiesta para los sentidos, ¡Felicitaciones Seba!, un abrazo

Marta Lía Brossa

28.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Amor, pasión, miedo. Pues estás enamorado hasta los huesos. Hermoso poema. Alda Salzarulo

28.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Este poeta no sabe lo que lo quiero...lo que admiro su prosa, su poesía, su palabra en la vida. El no sabe cuanto me gratifica leerlo y tener sus libros, ahí, al alcance de mis manos y mis noches.

Lily Chavez
ángula seis.

30.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Sebastián, este poema es como una cascada exuberante de sensualidad y erotismo, unidos a la indefensión en que nos deja el amar. Precioso.
Un beso y mi admiración
Juany Rojas

31.8.10  
Blogger Avesdelcielo said...

Palpitante, fogoso, fascina su lectura.
Felicitaciones.
MARITA RAGOZZA

2.9.10  

Publicar un comentario

<< Home