28.9.10

Poema de Salo Pasik


Dios puso un dedo tibio
sobre mi frente
y fue la luz.
Y la memoria.
Sangre que
a través de siglos
cobijó dolores y heroicidades,
bajezas y esperanzas, aburrimientos,
naves, heridas
y amapolas,
túnicas y fusiles,
piedras,
llantos y miradas.
Y a través de toda eternidad
la búsqueda
de un lugar,
del punto de partida
del punto de llegada
para completar el círculo omnipotente
de la libertad.

© Salo Pasik

10 Comments:

Blogger Mónica González Velázquez said...

Felicidades por tus bellas palabras y su luz. Mónica México, D.F

28.9.10  
Blogger deliteraturayalgomas-2 said...

Y la búsqueda continuará...
Hermoso, inteligente poema
Un abrazo
Betty

28.9.10  
Anonymous Roxana Palacios said...

me encantó este poema, Salo; gracias, Gus!

29.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Profundo y abarcador, o sea un gran poema, Salo.
Con una cadencia encantadora, transmite un mensaje que mueve a la reelectura.
un saludo
PILAR ROMANO

29.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Salo: Encontrarte y leerte es una experiencia muy gratificante.
Gracias por compartir tu poesía con nosotros.
Felicitaciones y un gran abrazo
María Rosa León

29.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Salo, gracias por compartir, bellísimo.
Síntético y profundo.
Saludos!
Nati Caram

1.10.10  
Blogger Mónica Angelino said...

La búsqueda de un lugar. !la búsueda!

Muy bueno!

Saludosssss

1.10.10  
Blogger Eduardo Espósito said...

Me da gusto poder conocer otra faceta de tu arte, un verdadero gusto.

2.10.10  
Blogger Avesdelcielo said...

Quedo maravillada coon ése dedo tibio de Dios. Magnífico poema.
MARITA RAGOZZA

2.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Maravilloso actor..........excelente escritor.
Te felicito Salo

Alicia Borgogno

4.10.10  

Publicar un comentario

<< Home