19.6.11

Poema de Carmen Amato


El otro Juárez

En esta otra ciudad que también se llamaba Argentina
Jorge Luis Borges


Recuerdo: una cama de latón en un cuarto
segadoramente blanco, una mujer vestida
de café tomando mi cabeza
y en la pared colgado el icono de un santo.

Recuerdo: el agua del bautismo resbalando

en mis sienes, el olor del incienso
en el recinto sagrado, un gorjeo de palomas
anidado en la torre y las monedas de oro
que daba el campanario.

Recuerdo: los cotidianos viajes de la casa

a la escuela, el manchón de uniformes
que corría por las calles, y perfumando
la fruta el olor de la tarde.

Recuerdo: las preñadas higueras en el patio

vecino, el viñedo escurriendo
sus racimos de tiempo, las altísimas puertas
de madera labrada y el zaguán reluciente
en casa de mi abuela.

Recuerdo: los huéspedes frecuentes en épocas

de invierno, el almuerzo impaciente
esperando en la mesa y los niños montados
en la inmensa tortuga, -omnibus trazando
una ruta doméstica-.

Recuerdo: el run run de los trenes devorando

la vía y las noches de viaje que el insomnio
alargaba, el aroma del musgo, la textura
del heno, el desvelo excitante de la noche
de reyes y el adiós a la infancia
de alfajor y cajeta.

Recuerdo: las visiones lejanas de una ciudad

distante, las facciones exactas de los que
ya no existen
mas siguen transitando persistentes y vivos
en esa otra ciudad también llamada Juárez.

© Carmen Amato

9 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Los recuerdos que se agolpan en la memoria y van llenando la vida de imágenes...
¡Una maravilla tu poema, Carmen!
Aplausos, bises y besos
María Rosa León

19.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Hermoso tu poema, Carmen, pleno de evocaciones y recuerdos.
Un abrazo
Amalia M. Abaria

22.6.11  
Anonymous eduardo.s.chaves@gmail.com said...

Carmen
quizás todas las ciudades se llamen Juárez, quizás muy cerca de nuestra casa se escondan los rincones oscuros que nos acechan. Gran traajo y con un profundo significado. Felicitaciones. Eduardo Chaves

24.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Este poema recrea una cotidianidad persistente; pero también esconde duelos de cualquier ciudad como Juárez. Muy bueno.

Gracias Carmen.

Andrea

24.6.11  
Blogger José Manuel said...

Esta memoria en sepia que es como una secuencia de fotos que el tiempo no borra, si que más bien agranda hasta la nostalgia, conmueve, conmueve...

José Manuel Solá
[Puerto Rico]

24.6.11  
Blogger Alejandra Leonor Parra said...

Qué bello, yo también recuerdo las higueras preñadas... gracias por compartir

24.6.11  
Blogger Mariasilvia said...

"Segadoramente"? De "segar"?, hacer la siega del grano? No comprendo.

25.6.11  
Blogger LIDIA CARRIZO said...

ESTUVE EN CIUDAD JUÁREZ...
DONDE SE VIVE ... EN CUALQUIER CIUDAD TODO SUCEDE... LA VIDA TRANSCURRE DÁNDO Y QUITÁNDO...
LIDIACC.

26.6.11  
Anonymous Pauli said...

Hermoso poema lleno de nostalgia.

27.6.11  

Publicar un comentario

<< Home