7.9.10

Poema de Graciela Maturo


ORFEO CANTA

.........a Alfonso Sola Gonzalez
.........y Mignon Maturo

I

Bello don que muy pocos escuchan
en el bullicio de la feria,
la música desciende de los cielos.

Un niño vagabundea junto al río
abrazado a un pequeño violín,
lejos, en Paraná.
Los jacarandaes azules se deshacen
y gimen suavemente los sauces
tocados por la dulce tristeza de existir.

Miro al niño sentado en la barranca alta.
Grises brillan sus ojos bajo la gorra gris
mientras sonríe apenas
persiguiendo los pasos de una paloma esquiva.
Lentamente se yergue en su ropa de domingo
y empieza a despedirse de las islas doradas,
del río rumoroso,
del rito de la tarde.

Vuelve por la avenida sombreada y es feliz
porque sus ojos han recibido la luz
y su frente ha sido castigada, una vez más,
por la Belleza.

El viento mueve los rubios cabellos
del elegido
y entre las hojas húmedas
se abre paso el chistido fugaz de los pájaros.

Sobre el Paraná majestuoso
ruedan los barcos de naranjas.

© Graciela Maturo

17 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Increiblemente bello paisaje.

Un abrazo,

Alicia Márquez

7.9.10  
Blogger Mónica López Bordón said...

Muy bello este canto de Orfeo entre la poesía y la mitología...

bss
Mónica

7.9.10  
Anonymous Anónimo said...

bello poema, Graciela, se aúnan paisaje, oración y sentidos. gracias. maría del carmen suárez

7.9.10  
Blogger yoli fidanza said...

Paz de un niño sensible ante la pa< y la belleza del paisaje y las imágenes cercanas y las palabras que obran el milagro de la poesía. Yolí

7.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Un bello cuadro pintado con palabras, Graciela.
Aplausos y besos
María Rosa León

7.9.10  
Anonymous silvialoustau said...

Bellismo, un uso casi sensual de la imagen.
Con afecto,

Silvia Loustau

8.9.10  
Anonymous Anónimo said...

querida graciela...hermoso!!!un abrazo entrañable

8.9.10  
Blogger Xenia.Mora said...

Hola Graciela:
Nos describes un paisaje en forma majestuosa.
Un abrazo
Xenia

8.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Graciela:
El Paraná y su bellisimo paisaje, como tu poema en esos barcos cargados de naranjas!
Abrazos, Montse Bertrán

8.9.10  
Anonymous Anónimo said...

De padre mendocino, nací en Zárate y viví mi infancia a pocas cuadras del Paraná de las Palmas. Sin violín pero con las palabras ya bulléndome en el pecho. Imaginate, con estas características, cuánto pude haber gozado tu poema que, además, es de una Belleza comparable a la del paisaje y el niño músico que describís.
Gracias, Graciela y un fuerte abrazo.

Jorge Luis Estrella

9.9.10  
Anonymous Milagros Rodríguez said...

Alguién captó el momento y fuiste vos pintando- niñoríoviolínnaranjas-

9.9.10  
Blogger Ana Carmona said...

Bella descipción de un paisaje ignoto...Muy bueno...Any

10.9.10  
Blogger Laura Massolo said...

Bellísima la forma en que trasladaste el mito, Graciela. Música con naranjas que ruedan, y un Orfeo de nuestro Paraná. Hermoso poema.
Un abrazo
Laura M.

10.9.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Bellísimo poema!! Un lijo Graciela!
Un cariño

12.9.10  
Anonymous Anónimo said...

Qué profunda la mirada del poeta!De lo habitual,de un paisaje cotidiano se capta la magia y el más allá de las cosas. Excelente. Alda Salzarulo

13.9.10  
Blogger LIDIA CARRIZO said...

POEMA DE LUJO!
EXQUISITA EXCELENCIA
EN EL MISMO ENCONTRÉ MÚSICA,TERNURA, PIEDAD, VIDA, SOL, AGUAS, VIENTO, PÁJAROS Y LA SOLEDAD DEL NIÑO RICO DE BELLA INOCENCIA Y ESPERANZA EN SU FRENTE DE SUEÑOS!

POEMA DE MARAVILLA

14.9.10  
Blogger Máximo Ballester said...

Hermosas imágenes, Graciela. Me gustó mucho, muy bien contado. Saludos.

14.9.10  

Publicar un comentario

<< Home